Cosas que pasan cuando quedas a cenar con tus amigos

Empiezas a hacer los planes para cenar con una semana de antelación.

Les envías varios mails, Whatsapp y hasta creas un grupo en Facebook para decidir que restaurante elegir.

Ninguno responde hasta el mismo día de la cena.

El amigo exquisito, repelente y quisquillosos (en todos los grupos hay uno) suelta: “No sé, me da igual, a mi me gusta todo”.(¡MENTIRA!)

Alguien sugiere un restaurante con platos gigantes sin ningún contenido que han recomendado en algún programa de TV.

El parado (Probablemente más de uno) sugiere ir a algún sitio de comida rápida: “me tengo que ajustar el cinturón”

Alguno sugiere ir a un sitio con menú degustación con un precio único excesivamente elevado, en el que probablemente tendríais que haber reservado cuando mandaste el primer mail.

El amigo que vive en el culo del mundo sugiere ir a un bar que acaban de abrir debajo de su casa y que tiene “buena pinta”. Todos sabemos que eres un vago.

17:00h. Al final decides pasar de todos y reservar el restaurante que te de la real gana. O el que tenga sitio para todos.

cosas-que-pasan-cuando-quedas-a-cenar-con-tus-amigos

Haces la reserva y…

Mandas varios Whatsapps para decirles a todos que tenéis mesa a las 21:00h.

Uno de tus amigos pregunta si puedes reservar más tarde porque el ha comido hace poco. Pasas de responderle.

Como venganza este amigo llega 30 minutos tarde.

Alguien que fue invitado solo por lastima decide traer un amigo sorpresa sin consultarlo con nadie ni informarte.

El camarero dice que no hay sitio para ese invitado extra y que deberéis esperar para hacerle hueco.

Acabáis sentándoos a las 22:30h.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *